Inspección técnica del edificio

Con una inspección técnica se puede evaluar el estado del edificio y proponer medidas para su mantenimiento.

Todos los bloques de viviendas y las casas unifamiliares de más de 45 años de antigüedad tienen que pasar la inspección técnica de los edificios de viviendas -ITE. Esta inspección es un sistema obligatorio de control periódico que tiene por objecto verificar el estado de conservación del inmueble y las posibles deficiencias aparentes constructivas o funcionales que pueden afectar a los elementos comunes del edifico.

También contiene las propuestas que se aconsejan técnicamente para la mejora de la sostenibilidad, la ecoeficiencia, la funcionalidad y las condiciones de accesibilidad del edifico.

Este procedimiento de revisión de edificios consiste en una inspección visual del edifico realizada por un técnico competente (aparejador, arquitecto técnico o ingeniero de edificación), en base a la cual se redacta el informe ITE, con el que es solicita a la administración competente el certificado de aptitud -CA-.

Procedimiento:

  1. Encargar la inspección técnica a un técnico competente.
  2. Realización de la inspección visual de los elementos comunes del edifico.
  3. Redacción del Informe de la inspección técnica del edifico de viviendas (IITE)
  4. A partir de la recepción del Informe ITE la propiedad ha de solicitar en un plazo máximo de 4 meses el Certificado de Aptitud a la Agència de l’Habitatge.
  5. Emisión del Certificado de Aptitud (CA) por parte de la Administración.
  6. En función del tipo de deficiencias del informe IITE: se tiene que encargar el Informe de Verificación a un técnico competente.
  7. Si el edificio tiene deficiencias: elaboración de un Programa de Rehabilitación para su reparación, supervisado por un técnico.
  8. Formalizar el Libro del Edificio.

Según se indica en el preámbulo del Decreto que regula este procedimiento, el objetivo principal de la ITE, es el de fomentar la cultura del mantenimiento de los edificios de viviendas y facilitar el conocimiento del estado en el que se encuentran los edificios, para que los propietarios y, en en su caso, las comunidades de propietarios, puedan programar las actuaciones y acordar la aportación de los fondos necesarios que hay que adoptar, a curto y medio plazo, para la rehabilitación, la conservación y la adecuación de las viviendas a los requerimientos técnicos que regula la normativa vigent3.

Pide ayuda a un técnico de cabecera

Cuando quieras saber el estado de salud de tu edificio, pide a un técnico de cabecera que realice una Inspección técnica del edificio (ITE). Saldrás de dudas y sabrás exactamente en qué estado se encuentra tu vivienda.